Todo comenzó en París, cuando Michel caminaba por la Rue de l´arbre junto a la iglesia de Saint-Germain en pleno centro parisino.
mi novela "El tren de mi vida"

Poder influir en el futuro es parte de lo que me mantiene unido a mi Elemento: escribir

viernes, 5 de marzo de 2010

Hace falta pasión gritada y escrita a gritos

No podía pasar por alto siquiera hacer una mención al fenómeno insultante Cobra. El lunes por la noche más de uno nos quedamos delante del televisor con la boca abierta, al ver el personaje John Cobra, un expresidiario, insultar delante de las cámaras al publico asistente al acto de la siempre polémica elección del candidato al festival de eurovisión.

Mucho se está escribiendo y circulando por Internet del personaje John Cobra, que en realidad se llama Mario Vaquero, quien interpretó su canción Carol, pseudo rap, que ha sido votado por un numeroso público a través de Internet, pero abucheado por los euro fans que se encontraban en el colorido plató de televisión española de los estudios Buñuel de Madrid en el momento de su emisión. El personaje, que pasó dos años y tres meses en la cárcel por dar una paliza a dos personas que intentaron robarle, empezó a insultar al público echando mano de su entrepierna y gestos obscenos. Una situación embarazosa para la presentadora Anne Iganne Igartiburu, quien en todo momento intentó calmarlo. ¡En fin todo un espectáculo de mal gusto y desafortunado¡.

En el 2008 tuvimos también la aventura europea del Chiquiliquatre, La canción chiki-chiki interpretada por
Rodolfo Chiquilicuatre fue entonces elegida por clamor popular como la mejor de todas cuantas se presentaron a la elección para representar a España en el festival de eurovisión de ese año.

En esta ocasión un señor maleducado, sin modales alguno, con una puesta en escena ridícula, mala hasta donde no hay límites, una canción sin sentido, pésima; pero sobre todo, un personaje que no entiende de maneras de comportarse, de tolerancia, respeto, normas de convivencia, aparece en la televisión pública, que es de todos, para faltar al respeto.

Lo que cabría que preguntarse es si este tipo de personajes y su actitud está generalizado o es un caso aislado. Si es un caso aislado, me acojo a lo que le dijo el una de las cinco personas que
componían el jurado de RTVE, que me merece mis respetos, el señor José María Iñigo, quien le indicó a Cobra, que con su actuación se descalificaba no solo en este momento sino para el futuro, "lo que has hecho hoy aquí te descalifica para siempre". Si se queda en tan solo una actuación puntual, pues con el tiempo se olvidará y punto.

El problema es si ese tipo de actuaciones chabacanas, refleja el momento que estamos pasando en nuestro país, con un bajo índice de interés por el Conocimiento, altas tasas de fracaso escolar, un ambiente de corrupción y de validar el “todo vale”, un ambiente político que en muchas ocasiones huele a podrido.

Como decía mi querido amigo de lecturas Mario Benedetti en su libro La tregua, “hay gente que entiende lo que está pasando, que cree que es absurdo lo que está pasando, pero se limita a lamentarlo”. Quizás tengamos que darle la razón cuando dice que “falta pasión”, comenta Benedetti, en ese gran globo democrático en el que vivimos. “Hace falta pasión y pasión gritada o pensada a los gritos o escrita a los gritos. Hay que gritar en el oído a la gente, ya que su aparente sordera es una especie de autodefensa, de cobarde y malsana autodefensa”.y por último, continuando con este querido escritor de la vida, dice en su libro que hay que lograr despertar en los demás la vergüenza de sí mismos.

No quería dejar pasar sin hacer siquiera un pequeño comentario de esa noche ante el televisor, que no deja de sorprenderme día a día. ¿Cuál será el próximo espectáculo?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario