Todo comenzó en París, cuando Michel caminaba por la Rue de l´arbre junto a la iglesia de Saint-Germain en pleno centro parisino.
mi novela "El tren de mi vida"

Poder influir en el futuro es parte de lo que me mantiene unido a mi Elemento: escribir

lunes, 31 de marzo de 2008

Se comían el papel

Y mientras ocurren fenómenos como el chiki-chiki no podía dejar de escribir aunque sea tan solo unas palabras acerca de un artículo que leí no hace mucho en un diario de Bogotá (Colombia). El diario El Tiempo publicaba en su editorial un artículo titulado “Que Myrian no coma papel”, que tras leerlo me cambio todo. Por ello desde hace algún tiempo mi espacio y mi tiempo requería unas palabras, algún comentario siquiera.


En este artículo se cuenta la desgarradora historia de la extrema pobreza en un país, como es el de Colombia. Myriam Suárez, una joven mamá de 24 años les ha enseñado a sus dos hijos a comer papel de periódico con aguadepanela (azúcar negra de caña mezclada con agua) para mitigar el hambre, reza en el artículo.
Esta es una historia verídica, no es de novela pero puede que sea en algún tiempo para las letras. Es una historia de vida, de verdad, de las tantas y tantas que hay en estos momentos. Es una historia para pensar y flexionar. Como señala el autor del artículo del diario El tiempo de Bogotá, el hambre golpea su pais y otros muchos más. ¡Qué triste¡. Y en pleno siglo XXI todavía con todos los avances, nuevas tecnologías, el desarrollo la innovación, etc. Pero hay quien alimenta sus hijos con papel de periódico y les enseña a ello. Como dice el rotativo. “ .. ni aún con las palabras escritas en un periódico porque, quizá lo único que lograron Myriam y sus pequeños hijos con ese editorial, bien escrito y muy sentido, fue desayunar con un pedazo de papel que hablaba de su propia desgracia.”
Como decía el poeta
Mario Benedetti, refiriéndose en uno de sus poemas “Táctica y estrategia”, que trata sobre el amor y ser querido. En este caso, la táctica para mitigar esta sin razón de pobreza, podría ser que todos los gobiernos del mundo fijaran como primer objetivo en su agenda, eliminar de una vez por toda el hambre, y acompañarlo de un presupuesto a dicha medida. Y la estrategia, como diría el poeta uruguayo, que un buen día cualquiera no sé cómo ni sé con qué pretexto por fin el hambre en el mundo desaparezca.

2 comentarios:

  1. Hola Antonio interesante tu propuesta pero lo que no te perdono es que te hayas equivocado en decir que Benedetti es colombiano!!!! no para nada él es uruguayo!!!!!!


    un abrazo

    Ediloca

    ResponderEliminar
  2. Si tieen toda la razón, paso a rectificar ese craso error. Disculpe usted.
    Gracias por corregirme.
    un abrazo

    ResponderEliminar