Todo comenzó en París, cuando Michel caminaba por la Rue de l´arbre junto a la iglesia de Saint-Germain en pleno centro parisino.
mi novela "El tren de mi vida"

Poder influir en el futuro es parte de lo que me mantiene unido a mi Elemento: escribir

lunes, 7 de octubre de 2013

El Gobierno arremete contra los más débiles, los jubilados, al plantear la reforma de las pensiones

Como viene siendo habitual, Vicente Castelló, profesor de la UJI de la Universidad de Castellón, pone el dedo en la llega en su último artículo titulado: ¿Es justa la reforma de las pensiones?, publicado recientemente en el diario Cinco Días. Estoy de acuerdo con el planteamiento y con las ideas de mi colega Vicente Castellón, como muy bien dice: "Si desde el Gobierno se nos dice que estamos saliendo de la crisis y que los próximos presupuestos de 2014 son los de la recuperación no se entiende la necesidad de la aplicación de esta reforma que va a castigar a los pensionistas"
Llevo varios días dándole vueltas a cómo enfocar mi artículo de opinión en el blog y el artículo de Vicente me ha sugerido como escribirlo. La reforma que pretende nuestro Gobierno, “Gobierno de la sin razón”, culmina con la reforma que afecta a nuestros pensionista, los más frágiles. No lo hace con los parados porque sabe con toda seguridad que si los toca aún más se prenderá la mecha. 
El otro día sin ir más lejos hablando con una mujer que es pensionista me decía bien cabreada: 
Mira, voy a la farmacia y prácticamente lo tengo que pagar todo, y son varios los medicamentos que tengo que sacar. Si a eso le añadimos que ha subido la luz, el agua, el gas....que prácticamente ha ido subiendo todo, como comprenderás con mi pensión me viene justo. 
Le pregunté a esa señora si de su pensión ayudaba a alguien de la familia y me dijo: 
Sí, tengo un hijo en el paro, lleva dos años sin que una empresa lo contrate con cuarenta años y dos hijos, y menos mal que su mujer está trabajando.
Se lamentaba la señora casi llorando: ¿Tú te crees que hay derecho a que nos traten de esa manera, qué somos, cómo nos consideran nuestros gobernantes? 
La pregunta que me hizo esa señora en voz alta es una pregunta y reflexión al mismo tiempo. Me acordé de lo que un responsable de una oficina de empleo alemana de Treysa me dijo después de darme los datos del paro en su ciudad recientemente: 
Para nosotros el ciudadano es lo más importante, no podemos tener a un ciudadano en el paro, sin hacer nada, mal viviendo, en precariedad…y los mayores menos, ellos son nuestro pasado y por eso tenemos el presente que tenemos, gracias a ellos. 
Sin embargo, nuestro gobierno, cuenta con una de las tasas de paro más alta de todos los países europeos y, sobre todo, de paro entre los jóvenes, permite la fuga de talentos a otros países porque es incapaz de dar solución de futuro a estas jóvenes promesas; permite que se vayan muchos ciudadanos a buscar trabajo a otros países y encima van a perjudicar aún más a nuestros pensionistas. 
Nuestro gobierno ha extirpado de un solo golpe la alegría de los ciudadanos; ha hecho trizas el sistema educativo; ha fulminado las condiciones laborales, tiene en pie de guerra a los sindicatos, a los estudiantes, a los médicos, a los jueces... e incluso a militantes de su propio partido. 
Me hago la siguiente pregunta: ¿Por qué está ocurriendo todo esto? 
La respuesta es bien sencilla: porque tienen la mayoría absoluta. 
Sigo preguntándome: ¿Y esa mayoría absoluta justifica todo lo que están haciendo?
Según nuestro Presidente, hace lo que tiene que hacer porque es necesario para el país, porque es importante, no me gusta pero no hay más remedio. Este es el mensaje que repite hasta la saciedad, junto al argumento de la herencia socialista. Sin embargo, en la Comunidad Valenciana ya no recuerdo cuando fue la última vez que tuvimos un gobierno socialista. ¿A qué herencia del pasado se refiere aquí? 
Me temo que este Gobierno no tendría escrúpulos en remontarse a principios del pasado siglo XX o incluso a la edad de Piedra para justificar y legitimar sus acciones.

2 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo contigo, Antonio, en que no hay derecho a que en la jubilación tengan que verse en esta situación muchas personas mayores, después de toda la vida trabajando. No sé si nosotros podremos ni siquiera ir a la farmacia, tal como se plantea el futuro. Me ha parecido entender que tienes fe en otros gobiernos. A mí me gustaría tenerla.

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente Ana, después de toda una vida trabajando es muy triste e injusto lo que está ocurriendo. ¿Nuestro futuro? No te sabría contestar.Aunque debemos ser positivos y pensar en soluciones de ahí que confíe en otras alternativas. Vamos a ver que pasa.

    ResponderEliminar