martes, 2 de octubre de 2018

SIENTE UN POBRE EN SU MESA


Han pasado más de cincuenta y cinco años del estreno de Plácido, una de las mejores comedias dirigida por Luis García Berlanga. Esta película se gestó a partir de una campaña ideada por el régimen franquista, bajo el lema Siente un pobre a su mesa. Se trataba de invitar a un pobre de solemnidad una noche a la mesa de los ricos; no con intención de ayudar a todos los pobres a salir de su condición sino a uno como un acto puntual de caridad.
Mucho dista de aquellos años del franquismo, más rancio y duro, pero sin embargo esa pobreza que se muestra en ese magnífico film se ha multiplicado por miles desde 2008. Basta con salir a la calle y comprobar el número de personas que piden en las puertas de supermercados y esquinas, o que duermen en los cajeros. Pero estos no son los únicos pobres.
En el último informe “El estado de la pobreza en España 2017”, publicado recientemente por European Anti Poverty Network  (EAPN) con motivo del día Mundial de la Erradicación de la Pobreza, nuestro país no sale bien parado porque cerca de 13 millones de españoles se encuentran en riesgo de pobreza o exclusión social. De hecho, se indica que en 2016 la Tasa de Riesgo de Pobreza alcanzó  el  22,3% de la población española; señalando que esta cifra “es la más alta de toda la serie histórica”.
Lo más alarmante, y a diferencia del eslogan mencionado arriba, es que el perfil del pobre ha cambiado: ahora es el de muchos/as trabajadores/as. Según el citado informe EAPN, el 30 % de las personas que se encuentran en riesgo de pobreza y exclusión social actualmente se encuentran trabajando y el 15 % poseen estudios superiores.
Por grupos de edad, el informe sitúa la Tasa de Pobreza Infantil en el 29,7%, cifra que es 7,4 puntos porcentuales superior a la tasa del conjunto de la población y supone la segunda más alta de la serie histórica y para todos los grupos de edad. En España, uno de cada tres niños y niñas está en riesgo de pobreza y/o exclusión social. Por su parte, los jóvenes (de 16 a 29 años) salen igualmente malparados. Su tasa de pobreza ha registrado “un extraordinario incremento cifrado en 11,5 puntos porcentuales, hasta llegar al 29,6% de personas en riesgo de pobreza en el año 2016, guarismo que este año es el más alto de todos los grupos de edad”. Por último, el grupo de personas de 45 a 62 años también sale malparado, con un 21,9% de pobreza.
Sin embargo, estos datos se maquillan y enmascaran con cifras macroeconómicas para que parezca que todo va bien y que no se ha perdido el estado del bienestar; o se esconden  tras otras cuestiones políticas (tema catalán, plagios académicos, memoria histórica, etc.). El problema real es que España es cada vez más pobre y la desigualdad entre sus habitantes crece de forma alarmante.
Para concluir, apelo a los gobernantes, políticos y ciudadanos: hay que erradicar la pobreza en España, cuesto lo que cueste y por encima de cualquier asunto porque es una cuestión de Estado urgente y prioritaria.


No hay comentarios:

Publicar un comentario