Todo comenzó en París, cuando Michel caminaba por la Rue de l´arbre junto a la iglesia de Saint-Germain en pleno centro parisino.
mi novela "El tren de mi vida"

Poder influir en el futuro es parte de lo que me mantiene unido a mi Elemento: escribir

lunes, 1 de diciembre de 2008

Comentario sobre los prejuicios hacia los inmigrantes y sus consecuencias en Francia



Los prejuicios más evidentes que se perciben y se entienden en Francia por parte de algunos franceses son los relacionados con el trabajo. En este sentido, los autóctonos están en contra, en líneas generales contra los inmigrantes precisamente porque la tasa de desempleo está aumentando.


 Los autóctonos ven como los inmigrantes se “aprovechan” de la coyuntura y ocupan puestos de trabajo que podrían ocupar éstos, ven como les “usurpan” sus puestos. De este prejuicio declinan otros relacionados con la seguridad civil. Muchos de los autóctonos piensan que los inmigrantes crean un clima de inseguridad civil, trayendo problemas a ciertas zonas de la periferia parisina y de otras ciudades con alto índice de violencia. Deducen que el malestar social de este grupo social se expresa por medio de la violencia contra los habitantes de estas zonas, la creación de bandas de delincuentes conformadas todas por inmigrantes. Lo que quisiera subrayar en este prejuicio es una situación que declina de la cultura del inmigrante el prejuicio de no ser “francés”, es decir de no compartir la misma cultura, de establecer sus hábitos y costumbres en un país que los acogió y les está brindando mucho a cambio (seguridad social, ayudas sociales, trabajo, un hogar, comida a través de los “restaurantes caritativos du coeur”). En Francia existe un gran prejuicio basado en la religión particularmente en la religión islámica y sus inmigrantes tildados de ser extremistas y peligrosos para el desarrollo de un país completamente laico.
Estos prejuicios arraigados en el seno de muchos de los autóctonos han tenido grandes consecuencias a nivel político y social. El ejemplo se dio durante el periodo electoral de 2002 en donde el candidato y jefe del partido del frente nacional Jean Marie le Pen obtuvo un total del 16.86% frente a 19.88% del candidato Jacques Chirac, quedando así Francia aturdida por el número de votos de la extrema derecha representado por Le Pen. ¿Por qué se dio este fenómeno de votos masivos a la ultra derecha? El miedo de la gente hacia los extranjeros que viene a sembrar una cierta inseguridad mediatizada y manejada por los medios de comunicación, la propaganda racista del frente popular llegaba a los lugares más alejados , ignorantes de la situación y con miedo de que la situación siguiese cambiando para mal “por culpa” de los extranjeros. Para muchos franceses electores no había elección, entre una derecha y una ultra derecha, el voto por Chirac era solo una escapatoria a esta situación jamás vista desde la época en donde se instauro la república en Francia, el regreso de ese patriotismo, de la xenofobia, puesto que los prejuicios hacia los inmigrantes de segunda y tercera generación habían llegado lejos. Las políticas en materia de inmigración también han sido consecuentes con estos prejuicios de “evacuar “a quienes están haciendo de Francia una tierra decadente, insegura, y con índices de desempleo altos.
La exclusión se hace presente entorno a los extranjeros sobretodo los procedentes de Argelia, Marruecos, Túnez, Costa de Marfil, Mali, puesto que son los más representativos dentro de las estadísticas de extranjeros en Francia, se podría equiparar a la inmigración latinoamericana en España en términos numéricos. Una exclusión de tipo racial discriminándolos por su origen (en los alquileres de pisos, en los empleos…), una intolerancia religiosa, cabe recordar aquí la ley prohibitiva de porte de cualquier signo ostentoso aludiendo a la religión en los establecimientos escolares.


Escrito por Bacatà

No hay comentarios:

Publicar un comentario