Todo comenzó en París, cuando Michel caminaba por la Rue de l´arbre junto a la iglesia de Saint-Germain en pleno centro parisino.
mi novela "El tren de mi vida"

Poder influir en el futuro es parte de lo que me mantiene unido a mi Elemento: escribir

viernes, 19 de octubre de 2007

"Destilando amor"


El otro día me quedé a ver la telenovela que hacen al medio día en la PRIMERA, después de “Amar en tiempos revueltos”. La novela se llama “Destilando amor”, producida en México. Por unos momentos y a medida que me iba centrando en la novela de “pasión ardiente”, me transportaba en el tiempo años atrás, bastantes años atrás. Por momentos creí tener como veinte años menos. ¡Fíjense¡. ¡Qué bien, qué chuli¡. Pero, que pena me produce saber, con los pies en el suelo, hablando de las TIC como si fueran amigas nuestras de toda la vida, que frente a mí tenga una “caja tonta” con un programa denigrante que tira por tierra los valores que se están pregonando. Pensando en una Sociedad del Siglo XXI, de la Información y el Conocimiento. Pero, aquí no pasa nada.



Una serie de televisión, una novela como “Destilando Amor”, que se emita en una cadena privada, calenturienta y de poca monta, chabacana...…pues bueno, diría mucho de quienes la dirigen. Allá cada uno, si quieres lo coges y sino lo dejas. Pero, lo que me parece grave, tremendamente grave es que una televisión pública, que pagamos todos los españolitos con nuestro dinerito, sus dirigentes, de un sexo u otro, tengan la poca “sesera” de presentarnos un espectáculo de tal magnitud. Que tengamos que aguantar -y lo recalco porque es una cadena PÚBLICA- que una serie de personajes se insulten de la manera que lo hacen, rallando las amenazas y el acoso de género, la falta total de escrúpulos, la intolerancia. Valores que por otra parte estamos potenciando. ¡Contra los maltratadotes¡. Pues claro que sí, contra ellos. Y mientras tanto los personajes femeninos de la susodicha telenovela calenturienta, se vean sometidos a la más baja humillación de los “machitos” de la serie, por AMOR. ¡Claro¡. Por amor vale todo: el insulto, la vejación, la presión psicológica, los CELOS, etc. ¡Madre mía los celos¡. ¡Eso si que es amor¡. Cuantos más celos, más amor y sometimiento de la mujer a los dictámenes del “macho”. También hay mujeres malas, muy malas en la serie, que llevan negocios...bueno...eso de negócios. Y todo eso acontece en nuestra televisión pública y en horario infantil.¡ Fenomenal¡.

Por una parte, queremos implantar la asignatura de Educación para Ciudadanía, hablar de los valores, la igual de género, de oportunidades, etc. Por otra, mantenemos y seguimos manteniendo todo lo contrario. ¡Pero, qué estamos locos¡.
Pues no tenemos películas, cortos, documentales, series muchísimo mejor que esa basura televisiva. Hasta incluso reportajes que hablen del Amor, pero con el respeto hacia las personas, la tolerancia y la amistad; que como decía
Epicuro 341 a.c. “de los dones que nos ofrece la sabiduría el mas preciado es la amistad”.

Y no se trata de dar lecciones de moral, simplemente de dar una opinión sobre algo que está sucediendo en nuestras narices. Luego, no nos extrañe que por celos,por una rabieta, un calentón, se dan palizas de muerte y tenemos el titular.

No hay comentarios:

Publicar un comentario