Todo comenzó en París, cuando Michel caminaba por la Rue de l´arbre junto a la iglesia de Saint-Germain en pleno centro parisino.
mi novela "El tren de mi vida"

Poder influir en el futuro es parte de lo que me mantiene unido a mi Elemento: escribir

viernes, 13 de abril de 2007

La Juventud no solo baila...sino navega




Escucho una canción de Georges Moustaki, “Ma Liberté”, al tiempo que ojeo unos apuntes sobre la “Juventud en riesgo: condiciones de vida, experiencias juveniles y problemas sociales”. Una música que habla de la Libertad y unos apuntes que dicen eso de que la juventud ya no solo baila sino que también navega. La generación del “nintendo”, de esos jóvenes que se construyen su propia realidad; una realidad virtual a la medida, que no refleja para nada su propia vida. Unos jóvenes que reciben gran cantidad de información a través de la red y que muchos de ellos no saben siquiera que hacer con esa información. Pero hay que saber navegar-dicen- porque de lo contrario te quedas desfasado. Y no digamos a la hora de entrar en los chats. 

No se trata de ser más o menos sincero, saber más o menos, sino de hacerlo con la suficiente rapidez, coger “al vuelo” las ideas y trasmitirlas. ¡Eso no tiene nada que ver con las canciones de Moustaki, desde luego¡. Aunque algunos de nosotros/as seguramente a la edad de esos jovencillos avispados de la red, no habríamos echo ascos a esos códigos y grupos de iguales que se forman en la red. Esos años de Ma liberté, que dice George, serían de una línea “caliente”, que te quemas. Me refiero a las ansias de libertad, aparte de los recalentones, claro. El chat lo hubiéramos fundido, casi con toda probabilidad.Ni que decir quiero de los móviles. Los datos no se los pierdan, un total de casi cinco millones de jóvenes con edades comprendidas entre los 16 y 24 años tienen móvil (INE marzo de 2004), lo que supone un 87,58 % de la población juvenil. El móvil es para el joven lo que para algunos de nosotros fue en el paso de la niñez a la adolescencia cuando nos dieron la pulsera o el reloj. ¡Quienes tuvieron la oportunidad de recibir entonces ese regalo¡, lo más probable al tomar nuestra Primera Comunión. El tener un móvil proporciona ese aire de independencia entre los adolescentes y de control para los padres, o al menos eso es lo que desean.Esta bien esa llegada masiva de información tan rápida, esa comunicación on line, quasi virtual en algunos momentos y en otras con apenas diferencias con Matrix. Los mensajes entre códigos de iguales, aunque algunos estudios hablan que el 70% de los mensajes tienen contenidos emotivos o eróticos. Está bien, pero no perdáis de vista algunos datos, como que durante el mes de marzo de 2004 se firmaron un total de 54.476 contratos indefinidos para personas hasta 29 años. En ese mismo periodo el número de contratos por obra y servicio ascendía a 753.458 y los contratos interinos y en prácticas son 180.740 (INEM , abril 2004) . El 65 % de las contrataciones realizadas a jóvenes menores de 25 años son de carácter temporal, mas del doble de los trabajos precarios existentes en la Unión Europea, por no tratar el tema de los salarios o lo que es peor hablar de la discriminación de género. En suma, estamos hablando de la precariedad laboral de los jóvenes, que también es fuente de siniestralidad laboral. De hecho un 63% de los accidentes con baja los sufren trabajadores menores de 35 años con contratos temporales. Y si nos ponemos a proporcionar datos del mobbing...... Por precariedad, se entiende inestabilidad laboral, incertidumbre de futuro, condiciones que no permiten la autonomía plena, no poder hacer planes, dependencia de los padres, por ejemplo.¡Habrá que escuchar y poner mas veces a George, Ma Liberté, por ejemplo¡.

2 comentarios:

  1. Me parece muy interesante esa reflexión sobre la Juventud. Les hace falta, creo estímulos, motivación.

    ResponderEliminar
  2. Hasta que punto los jóvenes reciben esa cantidad de información, que dices, la almacen y la saben utilizar.Me pregunto.

    ResponderEliminar