Todo comenzó en París, cuando Michel caminaba por la Rue de l´arbre junto a la iglesia de Saint-Germain en pleno centro parisino.
mi novela "El tren de mi vida"

Poder influir en el futuro es parte de lo que me mantiene unido a mi Elemento: escribir

domingo, 29 de abril de 2007

La transición escuela trabajo en Alemania y España


EL PUNTO DE PARTIDA
El consejo europeo de Lisboa de marzo de 2000 reconoció la importante función de la educación, como elemento integrante de las políticas económicas y sociales. Y señalaban a la formación profesional de alta calidad como un elemento integrante dentro de esta estrategia. La ampliación de la unión europea abre una nueva dimensión y desafíos, oportunidades y requisitos al mismo tiempo en el ámbito de la enseñanza y la formación, según la declaración de Copenhague en noviembre de 2002. El punto de partida podemos situarlo en los gremios del siglo XII, asociaciones que reunían a quienes trabajaban en la misma profesión u oficio dentro de una ciudad o villa. Los gremios desempeñaron una función política y económica de gran importancia. Sin entrar en detalles, señalamos que bajo el sistema gremial se estableció una jerarquía estricta por toda Europa: Aprendices, oficiales, maestros. El título de maestro es la única prueba escrita de competencia profesional, mientras que los “certificados de aprendizaje”, confirmaban haber aprobado la primera fase formativa. Los aprendices tenían que someterse a un periodo de prueba de varias semanas de duración. Las familias pagaban una tasa al maestro por la comida y el alojamiento de aprendices. El aprendizaje duraba generalmente entre dos y cuatro años o incluso mas en algunas profesiones muy especializadas. El periodo de aprendizaje finalizaba con un examen. Los aprendices vivían y trabajan con las familias de sus maestros. Ayudaban desde el amanecer hasta el ocaso en el taller y realizaban la mayoría de las labores pesadas. A través de la observación y con tiempo de por medio, estos aprendices y siempre bajo al estricta supervisión de los oficiales, terminaban aprendiendo las competencias básicas de la profesión.

Además de las destrezas propias del oficio se incluía la diligencia, la obediencia incondicional y su subordinación a las reglas vigentes en el gremio. En los siglos XVIII y XIX el sistema gremial perdió gran parte de su importancia en Europa. La doctrina económica liberal, consideraba el sistema tradicional de los gremios un obstáculo a la competición sin trabas y una rémora al libre comercio.

1 comentario:

  1. El tema es interesante. ¿Donde está la clave de la transición?

    ResponderEliminar